La colección La Tauromaquia, de Goya, está estructurada en tres partes: una historia de la fiesta de los toros en España desde la antigüedad, la plasmación de lances protagonizados por los principales toreros del momento y episodios trágicos de la lidia.

Con la serie de grabados de La Tauromaquia, que es parte de la Obra Cultural de FUNIBER, Goya no quiso plasmar exclusivamente la violencia del espectáculo taurino sino también su historia y sus figuras relevantes, y lo hizo de manera desigual y contrastada, tanto en la temática como en los recursos expresivos, dejando en alguna de sus láminas una muestra magistral de su inventiva y su capacidad creadora superando las limitaciones impuestas por la intencionalidad narrativa.